14.7 C
Nordelta
lunes 20 de septiembre de 2021

Lo Último

Educar con pasión: el regreso a clases.

El comienzo a clases es sin duda uno de los temas de mayor preocupación actual en las familias. Desde La Troncal conversamos al respecto con Mariana Gallagher, Vice Directora Académica y Directora de Educación Emocional y Lucía Monsegur, Directora de RRII & Finanzas, del Michael Ham Memorial College, una institución con sede en Nordelta y en Vicente López.

Lo fundamental es la pasión del docente por vincularse con cada uno de sus alumnos. Un docente apasionado por educar supera cualquier obstáculo”.

“Como educadores somos plenamente concientes de que el regreso a la presencialidad no debe ser de cualquier modo, lo que debe primar es el cuidado del bienestar de toda la Comunidad Educativa. Es importante discernir situaciones y posibilidades, debemos asegurar la escolaridad de los alumnos de todo el sistema educativo de las diferentes gestiones, niveles y modalidades. Especialmente la de aquellos alumnos más vulnerables”, refirieron.

¿Cómo se prepara el colegio para el ciclo lectivo 2021?

“Desde que empezaron a surgir protocolos para el regreso a las aulas, en Michael Ham nos asesoramos con médicos y especialistas en el tema, además de técnicos en protocolos escolares para preparar el regreso de alumnos y personal a una escuela segura y cuidada”

¿Han tenido que realizar modificaciones en la infraestructura del colegio?

“Desde la parte edilicia, se realizó señalética y demarcación de espacios, teniendo en cuenta los metros, los espacios y los protocolos de distanciamiento. También instalamos dispositivos automáticos para la toma de temperatura, dispensador de alcohol en gel y estaciones sanitarias. A su vez, desde la parte formativa, realizamos capacitaciones con todo el personal sobre los protocolos sanitarios y de prevención. A esto se le suman las capacitaciones de educación emocional, para poder contener a los alumnos en su regreso, y la formación de los docentes desde lo pedagógico, en manejo de “blended learning” (aprendizaje combinado presencial y virtual) y herramientas digitales. Este será el eje principal de formación docente este febrero, en el que todos los equipos docentes planificarán su desarrollo pedagógico de manera presencial y virtual”.

¿Creen ustedes que resulta de importancia el regreso a la presencialidad?

“Es fundamental que los chicos puedan comenzar este año escolar volviendo al colegio presencialmente. Volviendo a ver a sus maestras, a sus profesores. A vincularse entre ellos, sobre todo para los que no lo están haciendo socialmente. Volver al lugar que es tan significativo y lleno de experiencias de aprendizaje. También desde lo emocional, para poder perder el miedo, para ser contenidos por sus docentes, para aprender a cuidarse, a vincularse con cuidados. Ver que es posible.  Además los educadores somos agentes de prevención y cuidado. Podemos educar en los cuidados necesarios para colaborar en la prevención de contagios y mantener hábitos saludables. La educación que se brinda en los colegios va mucho más allá de contenidos curriculares académicos, tiene que ver con la normativa, con la socialización, con desarrollo de competencias emocionales y con hábitos de cuidado y prevención”.

¿A través de qué estrategias consideran que las instituciones podrían mantener la calidad educativa en el contexto actual?

“La formación del docente es fundamental, además de contar con los recursos tecnológicos. Disponer de plataformas innovadoras, herramientas digitales, y un apoyo y soporte técnico. También contar con un buen equipo de orientación escolar que pueda contener y acompañar a los chicos, a sus familias y a los docentes. Pero lo fundamental es la pasión del docente por vincularse con cada uno de sus alumnos. Esto es irremplazable y se puede lograr de diversas maneras. Educar con pasión. Un docente apasionado por educar supera cualquier obstáculo.

Hay un Sarmiento vivo, que debe ser recuperado devolviendo las aulas presenciales, poniendo en valor aquella propuesta medular de una escuela pública de calidad. Hoy no se discute si ha de ser de gestión estatal o privada; el espíritu sarmientino puede alojarse en ambas. Necesitamos una escuela que, además de incluir, instruya a través del esfuerzo y la exigencia. Que forme integralmente a los futuros ciudadanos argentinos. No le cerremos el mundo a los niños, no les achiquemos la vida, animémonos, con toda la prudencia que exigen las circunstancias y los cuidados que corresponden, a buscar la Justicia y el bien común”.