29.2 C
Nordelta
miércoles 7 de diciembre de 2022

Lo Último

Nordelta: Más vegetación en las costas de los lagos

La vegetación protege a las costas de los lagos de la erosión provocada por el agua y el viento. Y también sirve de refugio a la fauna local, desde cisnes a carpinchos. Hoy AVN está en un plan de replantación que apunta a que este verano la mitad de esas costas estén cubiertas de lirios, juncos y otras especies nativas.

Sólo el Lago Central de Nordelta tiene 67 kilómetros de costa, en sus 284 hectáreas de superficie. A eso se suman los espejos de agua internos de cada uno de los barrios de la Ciudad.

“Durante el invierno hicimos un relevamiento de cobertura de vegetación, que registró que un tercio de la costa tenía plantas -señala Constanza Falguera, del equipo de Medio Ambiente de AVN-. Allí lanzamos un programa de replantación, que ya alcanzó el 40%, y esperamos llegar a más de la mitad de las costas para el próximo verano”.

Alrededor de la mitad de las costas de los lagos tiene aguas muy profundas o un piso muy duro de tosca que impiden plantar juncos o lirios. En algunos puntos, los vientos dominantes impiden que las planta puedan desarrollarse. Por ese motivo Medio Ambiente está probando otras especies, que se puedan adaptar a esas condiciones. Son, por ejemplo: thalia, cucharero, achira, azucenita de río, duraznillo y algunas especies rastreras. En algunos puntos específicos se podría hacer incluso plantación en macetas bajo el agua.

“El objetivo es lograr tener la mayor extensión posible de costa plantada”, señala Falguera. Es porque además de proteger de la erosión, sirve para la reproducción de las aves y también para alimentación y refugio de otras especies, como los carpinchos, que entonces tienen menos necesidad de salir de los lagos e ingresar en los jardines particulares.

Además del trabajo en el Lago Central, esta semana empieza la plantación en las costas de los lagos de Barrancas y Glorietas. Luego se seguirá con otros barrios.

A este programa se suman los cambios en el régimen de cortes de la vegetación costera, que se redujo fuertemente. El mayor crecimiento de los juncos y lirios fueron lo que permitieron que, por ejemplo, este invierno hubiera un boom de cisnes bebés en la Ciudad, porque esas aves aprovecharon las nuevas condiciones para anidar en los lagos nordelteños.