29.2 C
Nordelta
miércoles 7 de diciembre de 2022

Lo Último

Nordelta: Un vecino brindó un curso de RCP para personal de AVN

30 colaboradores aprendieron sobre Reanimación Cardiopulmonar (RCP). El taller lo brindó un vecino de El Palmar, miembro activo de Compromiso con la Vida y de los Bomberos Voluntarios de Benavídez.

La charla estuvo dirigida por Miguel Rodríguez Kenny, vecino de El Palmar y Luciano Díaz, voluntario de Compromiso con la Vida y de los Bomberos Voluntarios de Benavídez, y se enfocó primero en repasar los pasos para asistir a una persona que está atravesando un paro cardiorrespiratorio y, en segundo lugar, a explicar la técnica de las maniobras a realizar y equipos a utilizar para una Reanimación Cardiopulmonar efectiva.

Continuar la cadena de sobrevida

“Ante la situación de una persona inconsciente, es fundamental proceder rápidamente con 5 pasos específicos que aumentarán las posibilidades de éxito. Esto se lo conoce como continuar la cadena de sobrevida.” Explica Miguel Rodríguez Kenny.

Lo primero será asegurar la escena. Es decir, garantizar nuestra propia seguridad y la de terceros para poder asistir a la persona en cuestión.

Inmediatamente, lo siguiente será buscar respuesta de la víctima. Debe hacerse dentro de su campo visual para evitar sobresaltos, y, en caso de no tener respuesta, hay que intentar incentivar puntos de dolor específicos con la intención de cerciorarnos de que está inconsciente.

En tercera instancia, y muy importante, es necesario determinar si la persona respira. La evaluación, conocida como MES, toma tan sólo 10 segundos y consiste en mirar si hay movimiento en el pecho, escuchar en boca si hay ruidos respiratorios, y acercarnos para sentir si llega aire a nuestra mejilla. Si respira, se debe colocar a la persona en posición lateral de seguridad. En caso de no, debemos continuar asistiéndolo.

En cuarto lugar, hay que activar el sistema de emergencia comunicándonos con el 107 y responder las preguntas clave que nos hará el operador. El último paso será iniciar con las maniobras de RCP inmediatamente.

Maniobras RCP y uso del DEA

Para iniciar la maniobra de RCP antes que nada debemos ubicar el esternón, de consistencia dura ubicado entre los pectorales por encima de la boca del estómago. Una vez identificado, es necesario arrodillarse al lado de la víctima y colocar una palma sobre otra y entrelazar los dedos.

Con los brazos rectos y utilizando el peso de todo el cuerpo, se deben comenzar las compresiones torácicas de aproximadamente 5 centímetros de profundidad a 100 por minuto. “Una regla nemotécnica que ayuda en ese momento es hacerlo al ritmo de la marcha de San Lorenzo.” Agrega Miguel.

De tratarse de menores de entre 1 a 8 años, además de solicitar el permiso de sus padres si se encontraran presentes, se recomienda realizar la maniobra con un solo brazo. En caso de un bebé, tan sólo con dos dedos.

Si hubiera más de un reanimador, se recomienda reemplazar la ejecución cada 2 minutos. Bajo ninguna circunstancia se deben detener las maniobras hasta el arribo del servicio de emergencias. Cualquier interrupción en las compresiones puede reducir la supervivencia.

En caso de contar con un Desfibrilador Externo Automático (DEA), lo primordial será garantizar que la víctima no se encuentre sobre una superficie mojada. Luego, se debe proceder a encender el DEA y seguir las instrucciones atentamente. El equipo cuenta con una grabación que nos va guiando en la colocación de los parches, escanea automáticamente las necesidades de acuerdo al tamaño de la persona y nos avisa ante cada una de las descargas.