12 C
Nordelta
lunes 21 de junio de 2021

Lo Último

Nordelta se posicionó como destino del verano 2021

Las casas en alquiler se agotaron rápidamente aun antes de que comenzara la temporada.

Entre restricciones de fronteras por la pandemia del coronavirus, contagios y una incertidumbre generalizada marcando la vida cotidiana, los alquileres de casas en barrios cerrados y countries se impusieron como tendencia para este verano 2021.

En la zona Norte del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Nordelta no fue la excepción. Frente al cierre de Uruguay para los extranjeros, los rebrotes en otras regiones del mundo y la demora en definiciones sobre la temporada argentina, gran parte del público que suele pasar sus vacaciones en Punta del Este o incluso en algunos balnearios de la Costa Atlántica, optaron tempranamente en 2020 por asegurarse el veraneo en un lugar cómodo, amplio, con aire libre y pileta.

“El fenómeno comenzó en agosto y setiembre del año pasado, cuando alguna gente empezó a ver que este verano no podría viajar a Punta del Este u otros destinos del exterior, o que aún los lugares de la Costa argentina donde estaban habituados a ir podrían estar cerrados, y empezaron a buscar propiedades en alquiler en los barrios privados de zona norte. Así, cuando llegó la temporada de alquileres de verano habitual, esto es octubre o noviembre, ya casi no había propiedades en alquiler disponible”, explica Gustavo Iglesias, de Gabriela Iglesias Propiedades.

Pero además de la anticipación, el fenómeno que marcó estos alquileres fue el de la cantidad de tiempo por el que se tomó la propiedad. No fue cuestión de resolver unas vacaciones de 15 días

“Ese segmento de población, mayormente de alto nivel adquisitivo, eligió sobre todo alquilar por períodos un poco más largos que sólo el verano: 6 a 12 meses. Muchos de ellos habían pasado el invierno encerrados en departamentos de lujo de Capital y querían un espacio abierto para el verano y también por si la cuarentena se extendía”, señala Iglesias.

Una gran ciudad

Con 40.000 habitantes permanentes, actualmente Nordelta ocupa 1.600 hectáreas y 25 barrios desarrollados con lotes y casas entregadas.

Pasó de ser un barrio de casas a una ciudad donde los departamentos ya tienen fuerte presencia. Las cifras explican el fenómeno y el crecimiento: 3.800 casas construidas y 700 en distintas etapas de ejecución/planos vs 5.900 departamentos y 2.200 en ejecución o planos.

“Somos el eje central de una comunidad de barrios cerrados que reúne a otras 30.000 personas entre Acceso Bancalari, Villa Nueva y ruta 27. La mitad de los 5.000 alumnos de nuestros colegios no vive en Nordelta”, señalan desde el lugar y enumeran otros servicios: 6 bancos, dos estaciones de servicio, una parroquia, un centro cultural judaico, un centro comercial con 48.000 m2 construidos, 50 propuestas gastronómicas repartidas entre Bahía Grande, Centro Comercial, El Portal, Puerto Escondido, Nordelta Plaza, Acceso Sur, un sanatorio (que se está ampliando) y otro en construcción.

Cada día entran 8.000 personas a trabajar y se calcula que los fines de semana ingresan 15.000 personas de visita.

El éxito de los alquileres

En este contexto de pandemia, todo lo que se puso en alquiler en 2020 se alquiló.

Y todo en dólares. Para darse una idea de precios, una casa estándar de Nordelta arrancó en 2.500 dólares mensuales para alquileres de largo plazo. Pero en temporada hubo tarifas de hasta 10.000 dólares por mes por casas grandes con buenas vistas al lago. El promedio quedó en 6.000 o 7.000 dólares.

Para terminar de confirmar el alto nivel de alquileres en la zona, basta con revisar el registro de gestión de permisos de acceso: de octubre 2019 a enero 2020 hubo 467. Pero de octubre 2020 a enero 2021, la cifra pasó a 819.

Más allá del fenómeno particular del verano, entre las consecuencias de este movimiento inusual que trajo la pandemia en Nordelta -y también en otras zonas de barrios cerrados y countries de la provincia de Buenos Aires-, es el de futuras ventas: muchos están aprovechando estas largas estadías para evaluar la posibilidad de comprar una casa. Con el coronavirus se potenciaron las ventajas de este tipo de lugares.

“Algunas de esas personas aprovecharon estos alquileres para probar una nueva vida con más espacio, verde y aire libre aquí en Nordelta, y ver cómo se adaptaban. Hay varios de ellos que ya nos han hecho consultas para comprar casas”, confirma Iglesias.

Fuente: Clarin