12 C
Nordelta
lunes 21 de junio de 2021

Lo Último

Por qué los lagos de Nordelta se llenaron de “patitos feos”

Son cisnes de cuello negro, como los del cuento infantil, y desde 2020 se duplicó su población. Los motivos.

Mientras la especie humana atraviesa una época de incertidumbre por la pandemia de coronavirus que no cede, distintas especies animales también cambiaron su compartamiento desde las primeras cuarentenas estrictas en ciudades de todo el mundo.

NOVEDADES DE TU CIUDAD Se duplicó cantidad de cisnes en Nordelta Fue en el  último año. Se trata de un fenómeno asociado a la suspensión de la poda de  juncos durante la pandemia, que generó condiciones para que estas aves  pudieran anidar en ...

Es el caso de los cisnes de cuello negro, que empezaron a verse cada vez con más frecuencia en los arroyos y ríos de zona Norte, aunque terminaron asentándose en las costas del country Nordelta.

Cisnes de cuello negro por los lagos de Nordelta.

Se trata de los famosos “patitos feos”, nombre que recibe popularmente la especie por el relato infantil que narra la historia de un supuesto pato discriminado por sus hermanos por ser de otro color. Al final del cuento, se sabe que en realidad el ave era un cisne de cuello negro, igual a los que ahora se multiplican por los espacios verdes y espejos de agua de Nordelta.

La cantidad de cisnes se duplicó en el último año en la reconocida urbanización privada. Según analizan los expertos en fauna, encontraron mejores condiciones para su desarrollo y reproducción durante el período de aislamiento.

El ave tiene una figura excéntrica y llamativa. El plumaje de la cabeza y el cuello es negro mientras que el resto de su cuerpo es de color blanco.

​Según el Sistema de Información de Biodiversidad de Parques Nacionales, en nuestro país, la supervivencia de los miembros de esta especie no se encuentra en amenaza ni tampoco en peligro de extinción. Más allá de que Nordelta se caracterizaba por tenerlos como habitantes en zonas de lagos y lagunas pocos profundos, su población se duplicó entre 2020 y 2021.

Los cisnes cuello negros suelen ser una especie que se concentra en zonas acuáticas, especialmente en aquellas donde hay juncos, y que es una característica fundamental para construir nidos y poner huevos.

​La pandemia y más específicamente la cuarentena frenó todo tipo de actividades tanto al aire libre como en espacios cerrados. Por esta razón, los juncos que rodean los lagos nordelteños empezaron a crecer casi sin contención en algunos sectores. De esta manera, los cisnes negros que previo al 2020 desfilaban por los lagos de Nordelta muy de vez en cuando, en esta oportunidad empezar a poblar la zona.

Los patitos feos de Nordelta ahora son los nuevos vecinos de quienes residen hace un tiempo en esa zona. Su simpatía, tanto por su forma de andar como por su pelaje tan característico y peculiar, los torna elegantes. La especie además enriquece al ecosistema de Nordelta, según un relevamiento realizado en 2020.

También acarrean otro beneficio particular: contribuyen al mantenimiento de la vegetación acuática y la salud de los lagos.

​”Cuando la vegetación bajo el agua se desarrolla, absorbe nutrientes como nitrógeno y fósforo, que en grandes cantidades pueden ser nocivos para el agua. Debido al modo de alimentación que tienen los cisnes, que es a través de la predación de vegetación acuática, esta especie ayuda a mantener en constante crecimiento las plantas y a su vez a conservar el lago en óptimas condiciones”, señala Constanza Falguera, responsable de Factores Ambientales de la Asociación Vecinal Nordelta.

Los cisnes negros en las lagunas de Nordelta

“Recuerdo que era mas común cruzarse con cisnes blancos. Me costó distinguir al principio porque tienen una apariencia muy similar pero entendí que se trataban de cisnes negros cuando vi el cuello”, relata una de las vecinas de Barrancas del Lago. Y cierra la frase bromeando entre risas: “Ahora que conviven en el barrio, que se involucren en todo como lo hacemos nosotros”.

Existe únicamente una efímera línea que distingue la ficción de la realidad y es que las cosas sucedan para que alguien las pueda contar o mostrar. La pandemia fue una de ellas y la aparición de estas especies que han poblado los distintos lagos de Nordelta también.

Mientras que en la historia ficcional del “patito feo” esta criatura se siente ridícula y avergonzada, en la vida real acapara lagunas enteras para preservar su comodidad y su desarrollo. Nordelta se llenó de patitos feos o, en definitiva, de cisnes negros, porque vinieron a preservar lo que al ser humano más le cuesta: preservar la naturaleza.

Fuente: Clarin