23.7 C
Nordelta
lunes 26 de septiembre de 2022

Lo Último

Tigre: Provincia confirmó que un frigorífico de Tigre contamina la cuenca del río Reconquista

Quedó comprobado en una pericia técnica. Los vecinos de General Pacheco (partido de Tigre) pueden asegurar que el olor a “huevo podrido” y nauseabundo que toleran desde hace años es por los desechos que un frigorífico derrama sobre la cuenca del Río Reconquista y otras vías fluviales.

La Autoridad del Agua (ADA), de la provincia constató que el Frigorífico Rioplatense ubicado en General Pacheco contamina las aguas de la cuenca del Río Reconquista, afluente del Río Luján y de la Plata. Lo hizo luego de una inspección de varios meses en el terreno.

Hace años que los habitantes de esa zona del norte bonaerense reclaman el cumplimiento de las leyes vigentes, mayores controles, acceso a información, y una adecuación de la empresa a un entorno urbano que antes no existía.

La firma faena dos mil cabezas por día es una de las principales empresas de la carne del país e integra el Consorcio ABC. También tiene participación en la Cuota Hilton, que permite exportar cortes especiales a Europa y mercados de alta calidad.

La resolución 226/22 de ADA determinó que el análisis del efluente líquido del frigorífico obtenido en diciembre pasado arrojó “valores objetables en pH, SS 10 ́, SS 2 hs, DBO, DQO, fósforo total, nitrógeno amoniacal, coliformes fecales, hidrocarburos totales y SSEE, según los límites de descarga admisibles establecidas en la Resolución ADA 336/03.

También constató “que las instalaciones de tratamiento de líquidos residuales se encuentran en mal estado de conservación u operación, presenta vuelcos sin tratamiento y contaminación directa o indirecta, todo ello en infracción”.

De acuerdo con la inspección –que concluyó hace tres meses- el organismo de control pudo verificar que la empresa había acumulado sólidos (heces de vaca) sobre suelo natural en lo que es una playa de compost a cielo abierto de cuatro (4) hectáreas. Dice la resolución de ADA que “al momento de la inspección, se observó el escurrimiento de líquidos provenientes de los sólidos ahí depositados; que tienen como destino una zanja pluvial interna”. Las muestras fueron analizadas arrojando un resultado idéntico al del efluente líquido.

La resolución concluye “que, atento a lo detectado, se solicita se intime a cesar con el vuelco anómalo y cesar definitivamente con el vuelco de lixiviados a suelo detectados, debiendo derivar los mismos al sistema de tratamiento”.

La misma resolución concluye del análisis efectuado: “la existencia del grave peligro de daño inminente sobre la salud, la población y el medio ambiente, no admitiéndose en consecuencia demoras en la adopción de medidas preventivas”.

ADA terminó ordenando al Frigorífico Rioplatense S.A.I.C.I.F. “el cese del vuelco anómalo y el cese definitivo del vuelco de lixiviados a suelo detectados, debiendo derivar los mismos al sistema de tratamiento, en el establecimiento”, dándole un plazo de cuarenta y ocho (48) horas para presentar un plan de contingencias.

El reclamo vecinal

Fuentes de la empresa aseguran que los protocolos de cuidado ambiental se cumplen. Pero esta postura contrasta con la vecinal. “El frigorífico Rioplatense contaminó el Canal Patagonia y el Arroyo las Tunas con sus efluentes líquidos. Lo dice el Estado. Que siga operando en estas condiciones presenta un riesgo para la salud y el medio ambiente. Hace mucho que reclamamos información y controles. Falta saber qué pasa con el aire. No hay estudios de calidad del aire o no hemos podido acceder”, dijo Francisco do Pico, vocero de un grupo de vecinos de la zona que hace tiempo reclaman que la empresa sea controlada Además de estos reclamos, también hay una actuación en la Justicia. Hace cinco meses, la diputada Marcela Campagnoli (JxC) presentó una denuncia que tramita en el juzgado Federal de Sandra Arroyo Salgado.

“Con la evidencia que hay es increíble que el frigorífico no sea clausurado hasta que haya una remediación ambiental y certeza que sus efluentes líquidos y gaseosos no presenten un riesgo para el ambiente y la salud de los vecinos”, argumentó do Pico.

Frigorífico Rioplatense S.A.I.C.I.F., está en Constituyentes 2499, en Pacheco, partido de Tigre. Las entidades vecinales recuerdan que en 1991 también hubo una denuncia y una actuación judicial, que no tuvo mucho avance.

Y que en marzo de 2016 otra inspección de ADA al Rioplatense, que opera desde la década del 50, corroboró transgresiones a la normativa vigente: “el establecimiento no cuenta con los permisos de explotación del recurso hídrico subterráneo y de vuelco de efluentes líquidos residuales, no posee elementos de medición de caudal en los pozos de captación, no tiene documentación completa y no utiliza las instalaciones de tratamiento o parte de ellas”.