12.2 C
Nordelta
miércoles 23 de junio de 2021

Lo Último

Eduardo y Elina Costantini. Rebautizaron su casa esteña con un nombre romántico

Como si hubieran sabido que 2020 depararía el año más especial, con pandemia, encierro y crisis global sin precedentes, Elina (30) y Eduardo Costantini (74) sellaron su amor con una boda relámpago y para pocos el pasado 22 de febrero en el hotel Alvear. Y a poco más de un mes de celebrar su primer aniversario, hicieron visibles los festejos adelantados y bautizaron su casa de Punta del Este con un nombre muy romántico: “Nuestro Amor”.

Al espectacular nido de Punta Piedras que el coleccionista tiene desde 1994 le pusieron un cartel con la leyenda "Nuestro Amor"

En 1994, Eduardo adquirió ese exclusivo terreno en Punta Piedras, uno de los oceanfronts más espectaculares, con cien metros de frente, y le encargó el proyecto al arquitecto Diego Félix San Martín. “Los lotes que compro son piezas de colección y descubrirlos lleva mucho tiempo. Hay que tener una paciencia infinita, porque no es que cada seis meses aparece un terrenazo. Cuando surge, hay que moverse rápido, ser agresivo y comprar. Soy muy intuitivo y rápido a la hora de tomar decisiones y un terreno de este calibre es como esas masterpieces que, cada tanto, se encuentran en el mercado del arte”, le confiaba Eduardo a ¡HOLA! Argentina, al hablar de su refugio oriental en 2016.

De todas sus propiedades, esta casa de piedra y madera es de las preferidas. Eduardo, muy deportista, ama el agua y practica tabla a vela desde hace más de cuarenta años, primero fue windsurf y luego kite. Y cada fin de año, desde entonces, recala en su nido de playa. Este 2020 no fue la excepción y allí aterrizó con Elina hacia fines de octubre. Felices por el gran momento que están viviendo -desde que comenzaron su relación se caracteriza por gestos y detalles románticos-, comparten su tiempo en Uruguay. En un plan de vida marcado por el relax y algunos pocos encuentros con amigos, redecoran la casa (Elina quiere darle sus toques personales), contemplan el océano y él, cuando soplan buenos vientos, practica kitesurf. Todo con “Nuestro Amor” como único testigo de este original love story.Ads by

Hasta el momento, al proyecto de Diego Félix San Martín no se le conocía el nombre, pero se destacaba por estar a treinta y cinco metros del mar y tener una de las vistas más increíbles
Hasta el momento, al proyecto de Diego Félix San Martín no se le conocía el nombre, pero se destacaba por estar a treinta y cinco metros del mar y tener una de las vistas más increíbles Fuente: HOLA – Crédito: Tadeo Jones
Cambió tanto el color, similar al de la piedra, como lo estructural y el funcionamiento
Cambió tanto el color, similar al de la piedra, como lo estructural y el funcionamiento Fuente: HOLA – Crédito: Tadeo Jones
El living comedor fotografiado por ¡HOLA! en 2016
El living comedor fotografiado por ¡HOLA! en 2016 Fuente: HOLA – Crédito: Tadeo Jones
"Los terrenos que compro son piezas de colección y descubrirlos lleva mucho tiempo" (Eduardo Costantini)
“Los terrenos que compro son piezas de colección y descubrirlos lleva mucho tiempo” (Eduardo Costantini) Fuente: HOLA – Crédito: Marcelo Rodríguez