13 C
Nordelta
jueves 5 de agosto de 2021

Lo Último

El Edicto de Caracalla

Por Silvana Salvucci*

En momentos en que muchas personas buscan otros horizontes para vivir me vino a la mente algo que lei no hace mucho.


Cuando el imperio romano ocupaba casi toda la Europa conocida, además Asia, Medio Oriente y la isla de Gran Bretaña, siendo emperador Marco Aurelio Severo Antonino Augusto más conocido por su sobrenombre, Caracalla, que gobernó el Imperio Romano entre los años 211 y 217, por medio de un edicto le otorgó la ciudadanía romana a todos los habitantes de sus tierras. Concediéndoles los mismos derechos que tenían los romanos y a todas las mujeres, los mismos derechos que ten;ian las mujeres romanas.

Con ese acto realizó la mayor concesión de ciudadanía desde la antigüedad hasta el día de hoy. Fueron 30 millones los que se beneficiaron. Tener la ciudadanía romana era algo muy valioso ya que Roma en ese momento era el centro del mundo.

Para ese entonces, solo los que habitaban Italia, los romanos que vivían en otras provincias y sus descendientes y un muy selecto grupo de habitantes del Imperio tenían la ciudadanía romana completa.

El 11 de julio del año 212, se publicó la Constitución Antoniana o mejor conocida como el Edicto de Caracalla.

Algunos historiadores dicen que el motivo de conceder la ciudadanía a sus súbditos no fue para ampliarle los derechos, sino que fueron motivos menos nobles. Un político de la época afirmó que la intención del emperador fue aumentar la recaudación fiscal para financiar sus campañas militares en las fronteras de imperio.

El mayor desafío que tienen las naciones en el siglo XXI es la cantidad de inmigrantes ilegales e indocumentados.

Hace muy poco algunas naciones han hecho avances al respecto, pero ninguna ha llegado a esa cifra, decisión que fue tomada en el siglo III por el emperador Romano Caracalla. Poder tener la ciudadanía romana en aquel momento era algo muy valioso ya que Roma era el centro del mundo.

Cuando visiten Roma pueden visitar las Termas de Caracalla, donde se relizan fuciones de opera famosas en todo el mundo.

Por Silvana Salvucci
Autora de Recorre Italia