11.8 C
Nordelta
lunes 16 de mayo de 2022

Lo Último

Nordelta: Algo huele mal en Bancalari

En estos días se conoció lo que está sucediendo con algunos frigoríficos de la zona, vecinos de la zona se quejan por el olor a “huevo podrido” que se huele.

Desde La Troncal, nos comunicamos con Francisco do Pico, uno de los vecinos que está llevando adelante el reclamo antes las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

“Estuve reunido con el frigorífico, tuve conversaciones,  ellos alegan que la situación económica impide que hagan las inversiones que tiene que hacer, ayer al diario La Nación les dijeron que se comprometían a hacer la cortina forestal y a poner la planta de biogas”, comentó Francisco.

Por otro lado agregó, “Yo les dije que así como están, pareciera que no van a poder operar en el siglo 21, para vender y exportar como exportan, tienen que tener estándares ambientales altos, las exigencias de sus clientes internacionales van a ser cada vez más duras y cuesta creer como tiene hoy su planta, su predio, que puedan seguir operando y la respuesta fue que “ellos están en el siglo 18 no en el siglo 21, lo cual es muy triste”.

“Estas industrias que deberían ser un orgullo de todo el país, empresas que exportan a todo el mundo, que facturan millones de dólares, deberían ser defendidas por los vecinos y todo lo contrario, son empresas que le dan la espalda a la gente, no comunica, no provee información en su sitio web, la verdad es que se manejan en un modo muy arcaico al igual que su sistema de efluentes”.

“Hoy estas industrias como el frigorífico Rioplatense no están solas en el medio del campo, sino que están rodeadas de vecinos y hace falta que hagan inversiones algunas por obligación legal y otras por una obligación ,quizás, reputacional para que pueda haber una sana coexistencia entre las empresas y los vecinos, la gente, nosotros”, comentó Francisco.

“No se puede alegar la situación económica del país para excusarse de no tener una cortina forestal que tiene un costo económico, muy bajo para una empresa, siendo que  existe hace medio siglo, otras inversiones que no se hacen si podrían tener una justificación en el corto plazo por la coyuntura económica del  país, pero no hacer una cortina forestal que tiene un costo de 1 o 2 millones de pesos no hay justificativo viable para una empresa de estas dimensiones y que existe hace 50 años en el lugar”

Para concluir indicó, “No se trata acá de ser ambientalista ni de una militancia antiempresa,  acá lo importante es que se cumpla la ley, que haya empresas, que haya trabajo pero que también los vecinos puedan tener una calidad de vida, un estándar de vida cosa que hoy lejos esta de ocurrir”.

Los piletones donde se vierten los desechos del frigorífico El Rioplatense

“Yo a la noche no puedo invitar gente por el olor, que es el típico olor a huevo podrido. Uno sale a la mañana al jardín y siente un olor nauseabundo, es muy penetrante”, describe Emilio Sojo, de 77 años, que vive en Tigre, en un barrio cerrado cercano a uno de los tres frigoríficos que allí habitan. A pocos metros de ahí, en el barrio Las Tunas, Mariel Grimaldi, de 33 años, también convive con el olor: “Hay veces que es demasiado intenso, y otros días casi no se siente”, asegura.

Los vecinos de algunos barrios cerrados, pero también de barriadas más humildes, se quejan por el olor a “huevo podrido” que se huele, dicen, casi a diario, sobre todo a la noche y durante la madrugada. Las quejas apuntan a tres grandes frigoríficos que se instalaron allí antes de que se urbanizaran sus inmediaciones —antes de eso era una zona exclusivamente industrial—. Se trata de El Rioplatense, Ecocarnes y la Planta Faenadora Bancalari.

Estas industrias empezaron a funcionar en 1950, 1962 y 1970, respectivamente. Los barrios privados, en tanto, se empezaron a desarrollar a fines de la década del 90 y los primeros vecinos se mudaron allí a partir de 2000. No sucede lo mismo con el barrio Las Tunas, que está frente a El Rioplatense. Allí las primeras casas se instalaron en 1950 y eran de trabajadores que llegaron atraídos por las oportunidades laborales.

Los piletones del frigorífico El Rioplatense y la planta de compostaje

Estas industrias vierten, de manera directa o indirecta, los efluentes derivados de la faena al Río Reconquista. Se trata de una mezcla de bosta, grasa y sangre que antes de llegar al río atraviesa distintos procesos. Pero el tratamiento de esos desechos no alcanza para eliminar del todo el mal olor. Sin embargo, según pudo saber LA NACIÓN, si bien estas empresas han tenido infracciones, y en algunos casos hasta clausuras, hoy todas están habilitadas para funcionar por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible de la provincia de Buenos Aires (OPDS) y cumplen con los parámetros exigidos por la Autoridad del Agua de la Provincia (ADA).

Francisco do Pico, vecino que vive desde hace poco menos de un año en un barrio privado aledaño al Rioplatense, reclama: “Yo, como ciudadano, pedí información a la OPDS y a la ADA para ver si hay estudios del impacto de estas industrias en el Río Reconquista, en las napas de agua o en el aire, y no los tienen. Creo que falta control por parte de las autoridades. Mientras tanto, los vecinos, una y otra vez, amanecemos con un olor que a veces no se soporta”.

“El olor a huevo podrido muy probablemente sea por el ácido sulfhídrico. Este ácido se libera por el funcionamiento metabólico de ciertas bacterias encargadas de la descomposición de la materia orgánica. Cuando estás bacterias crecen en un medio anaeróbico, es decir en ausencia o escasez de oxígeno, utilizan el azufre en reemplazo del oxígeno y es ahí cuando se libera el ácido sulfhídrico. Este ácido puede generar algo de corrosión, pero para determinar si se encuentra en niveles nocivos para la salud habría que hacer estudios del aire”, detalla María Natalia Piol doctora de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en el área de Química Biológica e Integrante del Laboratorio de Química de Sistemas Heterogéneos del departamento de Química de la Facultad de Ingeniería.

De los tres frigoríficos involucrados en las quejas de los vecinos que viven en sus inmediaciones, el único que respondió a los mails y llamados de LA NACIÓN fue El Rioplatense, que abrió sus puertas a este medio para mostrar los sistemas que han implementado para aminorar el impacto de la industria en el ambiente. También describieron los proyectos que planean poner en marcha en los próximos años.

El frigorífico Rioplatense, la planta está ubicada sobre la Avenida Constituyentes 2499, en Tigre. Es el segundo frigorífico más grande del país. Allí faenan entre 1200 y 2000 cabezas de ganado por día. Tiene 760 empleados propios y si suman a los tercerizados esa cifra escala a 1200. El frigorífico es uno de los que exporta carne argentina al mundo, por lo que no solo cuenta con la habilitación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), sino también, por ejemplo, del órgano de control de Estados Unidos. Pero lo sanitario y lo ambiental se regula de maneras distintas.

Desde la empresa explicaron a LA NACIÓN que El Rioplatense cuenta con tres fuentes de desechos; rojos, blancos y verdes. Es decir, la sangre, la grasa y la bosta. “Hay un canal que colecta toda la sangre y desemboca en una planta de tratamiento primario. Esa planta ayuda a reducir muchísimo la carga de sólidos. Lo mismo sucede con los desechos blancos. El resultado de ese proceso se vierte a una laguna donde decantan los sólidos y luego sale al exterior. Mientras que con la bosta hacemos compostaje. Tenemos una playa de compost de cuatro hectáreas que no solo está habilitada por los organismos de control, sino que hemos recibido un reconocimiento por parte del municipio por transformar los desechos en un subproducto. Mezclamos la bosta con unos chips de madera hasta que queda inerte. El líquido que genera esa playa de compostaje de vierte a las lagunas”, describieron desde El Rioplatense.

En relaciona a las membranas impermeabilizantes en los piletones donde vierten sus desechos. El Rioplatense, respondieron que no cuentan con membranas porque esos piletones tienen varias décadas de antigüedad. ¿Eso quiere decir que los desechos se filtran hacia las napas de agua? Desde el frigorífico explicaron que: “Hace tantos años que existen que los sólidos que caen hacia el fondo han formado una capa que impide que filtre líquido hacia a la napa. Pero, si se volvieran a hacer, habría que ponerles membranas”.

Otro punto a destacar es la falta de cortinas forestales alrededor de las tres empresas, una medida que ayudaría a formar una barrera entre los gases que generan el olor a huevo podrido y los vecinos. De hecho, es obligatorio instalar dichas cortinas según lo que indica la ley provincial 8912/77, sancionada hace 44 años. En el caso de El Rioplatense, se han comprometido a colocar una cortina forestal en el sector del predio que linda con el arroyo Patagonia.

En cuanto a los proyectos para los próximos años, desde El Rioplatense señalaron que el directorio tomó la decisión de instalar una planta de biogás que produciría energía a partir de los desechos y brindará una solución definitiva. Esto demandará una inversión de 8.000.000 de dólares y el proyecto entrará en funcionamiento en 2023. “Nuestro compromiso con el medioambiente es absoluto. El cuidado del entorno para nosotros no es un tema más, sino una prioridad”, agregaron fuentes de la empresa.

¿Qué respuesta dieron las autoridades provinciales sobre este conflicto?

Desde la ADA respondieron que el organismo ha tenido roces en repetidas oportunidades con las tres empresas involucradas en este artículo. Frente a la consulta de LA NACIÓN realizaron inspecciones en las tres empresas, pero ese informe aún no está disponible. También se comprometieron a realizar otro informe con los antecedentes de las empresas, pero hasta el momento no lo enviaron. Tampoco facilitaron a este medio estudios pasados que demuestren que los efluentes están aptos para ser derivados al río.

 “Hemos exhortado en reiteradas ocasiones a los empresarios en cuestión para que realicen las inversiones correspondientes para mitigar los efectos contaminantes de esa actividad. La Autoridad del Agua busca la mejora continua de la situación ambiental trabajando junto a las empresas para que estas vayan adecuándose a través de nuestro programa de Gestión de Efluentes Líquidos que promueve la adecuación de los vuelcos industriales sin desatender la actividad productiva. Al momento de la inspección realizada el jueves pasado, todas las plantas de tratamiento estaban operativas”, indicaron fuentes de la ADA.

Mientras que desde la OPDS agregaron: “Como resultado de las inspecciones y del monitoreo, que el organismo realiza frecuentemente, muchas de estas empresas fueron eventualmente clausuradas o se les labraron infracciones, en general por cuestiones vinculadas a aparatos sometidos a presión, emisiones gaseosas y gestión de residuos”. LA NACION le solicitó a la OPDS algún estudio realizado que analice la calidad del aire, pero no recibió respuesta.

Fuentes del Municipio de Tigre argumentaron que debido a “los reiterados reclamos de los vecinos”, han realizado inspecciones en el frigorífico. “Esto ha generado mejoras en el establecimiento, tanto en la gestión de las emisiones gaseosas como en el tratamiento de los efluentes líquidos. Desde el municipio también hemos intimado a la firma a colocar las cortinas forestales correspondientes, las cuales se están por implementar, y constatamos la instalación de un biofiltro para minimizar los olores y mejorar los pre-tratamientos de los efluentes líquidos. Adicionalmente, se continúa intimando al establecimiento para que continúe con las mejoras necesarias”.

LA NACIÓN le escribió a Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), para consultarle si ellos exigen algún tipo de protocolo para el cuidado del ambiente, pero no dio respuesta.

Con información del Diario La Nacion