11.8 C
Nordelta
lunes 16 de mayo de 2022

Lo Último

Nordelta: Repollitos de agua para mejorar los lagos

La última semana comenzó la recolección de repollitos de agua en el lago que está entre Glorietas y las oficinas de Nordelta SA. Es el cierre de un proceso con el que se mejoró la calidad de esos espejos de agua y que se puede repetir en otros lagos.

El trabajo llamó la atención de los vecinos que circularon estos días por Avenida de los Fundadores, que vieron como dos catamaranes recogían montañas de vegetación que luego era cargada en camiones.

El análisis hecho por la gerencia de Medioambiente sobre el sistema de lagos Barrancas del Lago / Glorietas era que el agua presentaba un nivel de turbidez alto, lo que impedía que la luz ingresara a las capas más profundas, afectando el crecimiento de especies vegetales. Además había niveles de fósforo por arriba de lo deseable. Y existía una biomasa fitoplanctónica importante, que es la que genera que el agua se ponga verde. Todo eso combinado, además, hacía que fueran bajos los niveles de oxígeno en las capas inferiores de agua. 

Con ese diagnóstico, en noviembre pasado se sembraron en el lago Repollitos de agua (Pistia sp.), una especie de rápida reproducción, que tiene entre sus particularidades que absorbe gran cantidad de fósforo, el que a su vez es el principal alimento del fitoplancton.

A medida que la población de Repollitos crecía, las mediciones que se fueron haciendo semanalmente fueron indicando una caída en la cantidad de fósforo y un crecimiento progresivo del oxígeno disponible. Simultáneamente creció la transparencia del agua, ya que pasó de poder verse a hasta 17 centímetros de profundidad a hasta los 70 centímetros.

Así ahora se pasó a la segunda etapa: retirar la masa de repollitos que durante el verano hicieron una alfombra sobre el lago. De esta manera, con toda esa vegetación se retira la materia orgánica y nutrientes fijados. Si las plantas se dejaran en el lago, al secarse los volverían a liberar.

La tarea avanza con velocidad: se está haciendo con dos catamaranes, que apilan la vegetación en la costa. Luego se carga en camiones para su traslado a centros de deposición. Están sacando entre 3 y 4 camiones por día, lo que equivale a la extracción de unos 90 metros cúbicos de repollitos por día.

Con este tratamiento, estiman en Medioambiente, el lago ingresa al invierno con el agua más límpida, lo que hará que la primavera y verano próximo tenga una mayor transparencia y nivel de oxígeno, un factor clave para los peces que lo habitan.