12.2 C
Nordelta
miércoles 23 de junio de 2021

Lo Último

Tierra Viva: el brote de un emprendimiento pensado desde el cuidado del ciclo de la naturaleza

Unir las pasiones, el modo de vida y las concepciones personales que nos definen son sin duda la mejor inspiración para emprender un proyecto personal y en sinergia con otros.

Desde La Troncal conocimos a Lucas Rodríguez y Sebastián Carulli, creadores de Tierra Viva.

Tierra Viva es un proyecto que inicia informalmente en la segunda mitad del 2017 dando respuestas a búsquedas personales y laborales. La idea era simplemente poder contestar una pregunta: “¿Qué puedo aportar desde mi manera cotidiana de vivir, qué es lo que más me gusta, qué podría hacer todos los días sin cansarme, y en fin, cómo poder sacar un provecho justo de eso?” Inmediatamente brotó de mí la más sincera respuesta: música y naturaleza.

Musicalmente ya venía trabajando desde hace muchos años en estas cuestiones, dando clases de guitarra y tocando en distintos proyectos, pero compartir con los demás mi amor y experiencia con la tierra, era algo completamente inédito.

¿Era posible resumir ese sentimiento en una actividad?

Fue entonces cuando pensé en la huerta. Recordé mi infancia ayudando a mi abuela, y allí por el 2009 donde inicié mi primer huertita en casa.

Hasta el día de hoy, siempre me sentí fascinado por poder cultivar mis propios alimentos, cuidarlos, verlos crecer, nutrirme de ellos, recolectar sus semillas, compostar sus restos, volverlos a la tierra e iniciar nuevamente este ciclo constante de la mano de la naturaleza.

Ese vínculo que podemos encontrar con la tierra respetando sus ciclos, atendiendo sus necesidades, cosechando sus generosos regalos es tan simple y tan profundo, que no necesitamos nada, solo una maceta.

Y así, como una epifanía, entendí que por ahí venia la mano. Empecé a crear macetas, tal como las hacía para mí, reciclando maderas y tratándolas con aceite de lino para generar el menor impacto posible. Las vendía por internet y daba cursos y talleres en viveros y centros culturales.

El 1ero de agosto, Día de La Pachamama, inicié formalmente en las redes la actividad. Para bautizarla, recordando ese vinculo tan hermoso y estrecho que me enseñó que la tierra no es un objeto a tratar o a trabajar (mucho menos para arruinar o saquear), sino un ser vivo a quien cuidar y con quien compartir, es que elegí llamarlo Tierra Viva.

Como toda semilla sembrada con buena intención, el proyecto creció. Tanto, que llegó a oídos de un viejo amigo que andaba por su lado sentipensando exactamente lo mismo y no dudó en comunicarse.

A finales del 2020 unimos fuerzas y Tierra Viva dejó de ser un proyecto personal para ser una sociedad, con un taller propio, con una producción mucho más grande, profesionalizando el trabajo, la imagen, con la posibilidad de llegar a muchas más personas y con la alegría de compartir estas convicciones que son el motor de nuestra actividad.

Hoy nos encontramos muy activos ofreciendo huertas a domicilio, mantenimientos, macetas estándares en altura, macetas para colocar sobre el piso o canteros que van directo en la tierra. Macetas a medida diseñadas para espacios específicos. Composteras individuales, familiares y comunitarias. Tierra fértil, sustratos, semillas y plantines. Y brindando servicios de asesoramientos, cursos y talleres individuales o grupales, online y presenciales (siempre que la pandemia nos lo permite)”.

Conocé más de Tierra Viva:
Instagram: @tierravivahuertas
Teléfonos: 1536247021 – 1531860724