29.2 C
Nordelta
miércoles 7 de diciembre de 2022

Lo Último

Regla del 80-20: la tendencia para ordenar que se impone

En los últimos años se han puesto en valor diferentes métodos para mantener la casa ordenada y funcional.

En este sentido, el “interiorismo acertado” se propone como un concepto disruptivo que marca la pauta para garantizar que una vivienda no sólo esté más organizada y cómoda, sino que además se aproveche mejor cada uno de los espacios. 

“Una casa ordenada, es una mente ordenada”, así lo afirma la experta en organización de espacio Marietta Vitale. En este sentido, lo cierto es que el desorden es uno de los principales enemigos en lo que respecta a la organización de los espacios y también a la productividad. El exceso de objetos esparcidos y fuera de su lugar pueden afectar a la salud física y mental siendo determinante en nuestro estado de ánimo.

En la misma línea de tendencias, Marie Kondo, la emprendedora japonesa que ha dado origen a la filosofía del orden, señala que el primer paso para organizar la casa es tirar todo aquello que no usamos. Pero el segundo paso, implica desarrollar hábitos para mantener ese orden.

Un hábito con criterio

“Estamos acostumbradas a ver los espacios llenos de cosas, y cuando tenemos espacios libres surge la tentación de completarlos cada vez más. Nos convencemos de que aprovechar bien el espacio es llenarlo al máximo, destaca Livia Armani, co-fundadora de Space Guru.


Por esa razón, el hábito debe estar acompañado de un criterio que nos ayude a hacer un uso más eficiente y ordenado del espacio. Es aquí donde entra en juego la tendencia de la regla del 80/20 que se basa en una sencilla proporción que asegurará invertir bien cuando de decorar se trate. ¿Cuál es el origen de esta tendencia? Este precepto tiene sus orígenes en el llamado Principio de Pareto que describe que el 80% de las consecuencias provienen del 20% de las causas.

Esta regla es aplicable a todos los espacios de la casa, desde un simple y pequeño cajón hasta un armario completo, y consiste en organizar dejando al menos un 20% de espacio libre ocupando sólo el 80%, siendo este último la base del interiorismo. 

Lo cierto es que cuando reducimos las cosas visibles al 20% logramos un orden visual y mental que despeja el panorama de nuestro ambiente cotidiano. Pero, llegado a este punto se abre paso un nuevo planteo. ¿Qué ocurre cuando no dispongo de espacio para liberar ese 20%? ¿Dónde guardo los objetos que me permitan disponer de ese lugar tan ansiado? Ante esta pregunta, espacios de bauleras o servicios de guardado inteligente como el que ofrece  Space Guru, acompañan de cerca esta necesidad social que se hace cada vez más imperativa. 

Cada persona tiene una necesidad de acompañar su bienestar partiendo de un uso saludable del espacio en el que habita cotidianamente. Pero en ocasiones esto entra en contradicción con el valor emocional que tienen los objetos. Descartar, ordenar, donar y organizar, son sinónimos de crecer. Es tomar conciencia de las etapas cumplidas y comprender que nuestra historia y nuestro pasado, no está “atada” a los objetos. Quienes confían en Space Gurú no sólo encuentran un modo de ordenar su espacio, sino también de preservar sus afectos porque no necesitan desprenderse de los objetos preciados al instante, sino darse el tiempo para tomar esa decisión sin necesidad de que ese objeto esté ocupando lugar en su casa”, concluye Livia Armani, co-fundadora de Space Guru.

Organizar y ordenar los espacios es una actividad atravesada por concepciones de la psicología, por lo tanto no se vincula estrictamente con lo organizativo. Ordenamos “el afuera”, pero también nuestro interior. Cuando el afuera está en orden, nos permite mirar hacia adentro y ver con mayor claridad qué nos pasa en nuestra vida en sus distintos ámbitos y aspectos.